• Inicio
  • Tratamientos dentales
  • Endodoncia microscópica

Tratamiento de conductos dentales

El tratamiento de conductos es necesario cuando la pulpa se inflama o se infecta . Puede haber varias causas de infección o inflamación: caries profunda, varios procedimientos dentales en el diente, o una fractura en el diente. Un golpe en el diente también puede hacerle daño a la pulpa aún cuando no se vea una fractura o rajadura visible en el diente. Si no se trata la inflamación o la infección de la pulpa, puede causar dolor o formar absceso. Señales de una pulpa dañada incluyen: dolor, sensibilidad prolongada al frío o al calor, cambios de color, e hinchazón y molestia en las encías de alrededor del diente. A veces, no hay síntomas.

A parte del tratamiento de conductos existen otra serie de tratamientos endodónticos.

Apicectomía

El procedimiento endodóntico quirúrgico más común se llama apicectomía o resección de la punta de la raíz. Se realiza cuando hay inflamación o infección que persiste en la zona del hueso alrededor del ápice de su diente después del tratamiento de conductos.

La forma en que la terapia endodóntica se realiza actualmente es muy diferente a la que se realizaba unos años atrás.

En nuestra clínica contamos con la última tecnología indicada para obtener mejores resultados de los tratamientos.

Microscopio dental

Los conductos radiculares que albergan los nervios y vasos pulpares son de un tamaño microscópico lo cual dificulta el tratamiento de los mismos.

La necesidad de magnificación e iluminación es un gran beneficio para todos los casos de endodoncia, especialmente casos complejos. Esta tecnología nos permite encontrar más conductos, lo que favorece el éxito a largo plazo del tratamiento.

Instrumentación y obturación termoplástica

Contamos con diversos sistemas de instrumentación mecánica para poder conseguir una eliminación de bacterias y una mejor preparación del conducto para posteriormente poder rellenar exitosamente dicho conducto  y así evitar una nueva reinfección obteniendo mejores resultados a largo plazo. Esto también nos permite adecuar la instrumentación del conducto a cada caso en particular.

Para rellenar los conductos sellados contamos con un sistema de obturación termoplástica que nos permite que queden sellados de forma hermética evitando la nueva entrada de bacterias.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.